Google+ Followers

lunes, 7 de julio de 2014

Nueva exposición, esta vez será Rivas y no Sky Gallery

LAS MENINAS DE RIVAS

      El artista gallego Rivas me comentó hace algunos años su admiración y asombro al contemplar en el Museo Picasso de Barcelona la extensa colección que el genio malagueño había realizado en 1957 acerca de Las Meninas de Velázquez, diciéndome además que el impacto era percibido como una premonición. Visitaba ese museo por primera vez en septiembre de 1974. Muchos años han pasado desde entonces, y mucha agua ha corrido para que en este verano de 2012 Rivas decidiese retomar aquella premonición y materializarla. La colección no tiene desperdicio, propia de un maestro. Una explosión de luz y color. De corte figurativo combinado con un inteligente y controlado cubismo personal. Abstracciones proyectadas en solturas y alivios dentro de un dominio propio que desencorsetan casi milagrosamente el persistente e interiorizado icono.
      Rivas desde luego nos tiene acostumbrados a fulgores inesperados que rebelan, además de su depurada técnica, una deslumbradora práctica plástica, exclusiva de un ser nacido para evidenciar ocultos mundos propios, y recrear algunos ajenos como es el caso, como si fuesen suyos. Aunque llegado hasta aquí conviene recordar la interpretación múltiple que del cuadro: “Los Borrachos”, del mismo Velázquez, realizara en 1995. Colección expuesta en ese mismo año en la galería: “Centro de Arte Atlántica” de A Coruña, y cuyo análisis lo había escrito la comentarista de arte coruñesa Rosario Sarmiento en el diario: “La voz de Galicia”. La seriedad y el talento creativo presiden esta personalísima y hermosa colección de incalculable valor, digna de ser colgada en los muros del mejor de los museos. Sería una pena inmensa que debido a necesidades vitales del artista o desinterés de las autoridades locales, hubiera la colección de exiliarse o quebrarse en ventas parciales. Reunida y exhibida al completo es cuando muestra todo su sentido, dimensión, y grandeza. La negativa del artista a trasladar la colección al completo o parte de ella, a New York, habla claramente de su noble intención de que la obra permanezca, y para siempre, en su Sada natal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario